BCC SPOTLIGHT: THE MEJIA-GUERRERO FAMILY

BCC News –
BCC SPOTLIGHT: THE MEJIA-GUERRERO FAMILY thumbnail Photo

SPANISH 

[English version below]

¡Hola familias del BCC! Somos la familia Mejía Guerrero; Rocío Guerrero y José Mejía, padres de seis niños. Cuatro de ellos son miembros actuales del BCC y nuestra hija mayor también fue miembro del coro pero ya se graduó el año pasado. Nuestros hijos son Josie, Rocio, José, y Rolando y la ex alumna del BCC, Ana Mejía. También tenemos un hijo mayor que por desgracia no fue un miembro del coro, pero si fue parte de esta organización a través de su asistencia a sus conciertos y otros eventos en cuales apoyaba con su presencia a sus hermanos.

Nuestra familia se unió al Coro de Niños de Boston en 2005, cuando Ana estaba en 3er grado. Su profesora de música de la escuela la refirió por demostrar mucho interés en la música. Recuerdo el nerviosismo de Ana cuando ella fue a su audición. Pero lo que todos recordamos más fue cuando recibió el sobre rojo con el logotipo del BCC invitándola a ser parte de esta organización en crecimiento. Lo primero que hicimos fue ir a celebrar con helado. ¡Nunca nos imaginamos que Ana no sería el único miembro de nuestra familia aceptada a esta organización, en realidad se convirtió en una cosa de familiar! No sólo porque con el tiempo sus hermanos menores siguieron sus pasos como embazadores de la armonía, pero también porque el BCC nos recibió con los brazos abiertos a toda la familia entera. Los miembros de esta organización siempre nos han tratado con amabilidad y respeto.

La misión del BCC se cumple todos los días a través de sus ensayos, sus conciertos y otros eventos. Es increíble como el BCC tiene niños y personal de diferentes culturas y origen con el propósito de coordinar música juntos-esto me deja sin palabras. Probablemente es difícil de creer, pero muchas veces me he encontrado secándome las lágrimas al escuchar sus conciertos. Me conmueve al escuchar la música hermosa que cantan estos niños al reunirse y los llevan a cabo sin el prejuicio y sin la discriminación. En realidad es muy conmovedor porque muchos adultos tenemos dificultad en aceptar las diferencias entre nosotros mismos, pero entonces vemos a estos niños cantando y bailando juntos como una familia y esto nos trae una sensación de paz. Nosotros tenemos la esperanza como padres que con lo que han aprendido en el BCC y la orientación que reciben en nuestro hogar realmente puedan ayudar a contribuir al cambio social. Que siguán con está meta de mejorar el mundo y que lo logren de una manera pasiva.

Nuestros niños son la primera generación de estadounidenses en nuestra familia. Ahora podemos decir que somos una familia Mexicana-Salvadoreña-Estadounidenses.  A nosotros nos encanta la música! Cuando cocinamos escuchamos música, cuando comemos tenemos música de fondo, escuchamos música mientras limpiamos, cuando estamos tristes, cuando estamos felices tenemos música a todo volumen. La música siempre ha sido parte de nuestra cultura; necesitamos música tanto como necesitamos alimentos y el fútbol. ☺

Para mis hijos ser parte del Boston Children’s Chorus es muy importante. Tengo que decir que este año Josie se perdió un par de ensayos, debido a su participación en el equipo de fútbol de la escuela secundaria y cuando regresó, dijo, "¡Mami, hoy ya me siento completa!" Por que le hacia falta sus ensayos del coro y su rutina no estaba completa sin su coro.  Y no nos cae de sorpresa al escuchar a Rocio decir que ella ama cada momento que comparte con su coro. Ella siempre llega a la casa entusiasmada al aprender algo nuevo. Mis dos barroncitos a veces se quejan al tener que ir al ensayo, pero cada vez que se meten al coche después de su ensayo llegan entusiasmados por algo. Puede ser que hablaron con un nuevo miembro del coro y hicieron un amigo nuevo o tal vez porque aprendieron una canción nueva o aprendieron otro juego. Y me encanta decirles, “Te lo dije- y eso que no querían ir!" Mi hija mayor Ana conoció a una joven en el coro y se hicieron muy buenas amigas, se llama Robín. Incluso fueron juntas al baile de graduación de Ana. Estos son los tipos de lazos y amistades que el BCC ayuda a cultivar. Les da la oportunidad de realmente conocer y crear amistades sin importar la raza o cualquier otra diferencia.

Cada semana es un reto para nosotros.  El año pasado teníamos a cinco miembros en el coro. Este año tenemos a cuatro miembros en el BCC, y es muy difícil llevarlos a los ensayo o a sus conciertos. Me imagino que muchos otros padres también pasan por algo similar. Y transportar a nuestros hijos a diferentes ensayos es un reto. Nosotros tenemos dificultad porque los niños están en diferentes niveles.  Hay veces que hacemos cuatro viajes en el mismo día a diferentes lugares de ensayo. ¡No es fácil ser parte de algo tan grande como el BCC pero puedo decirles honestamente que vale la pena! Nuestros hijos han estado expuestos a muchas diferentes religiones, culturas, lugares, alimentos y muchas otras cosas que tal vez de otra manera no hubieran podido ver o visitar. ¡A través de los años hemos visto cómo esta maravillosa organización ha crecido y estamos encantados y orgullosos al decir que nuestros hijos han contribuido en una manera positiva a este crecimiento y que son miembros del Coro de Niños de Boston (Boston Children’s Chorus)!

ENGLISH

Hello BCC family! We are the Mejia-Guerrero family, Rocio Guerrero and Jose Mejia, parents of FOUR BCC members Josie, Rocio, Jose, and Rolando and ONE BCC alumni, Ana Mejia. We also have an older son who unfortunately was not a member of the BCC but was a part of it through his attendance of his siblings' many concerts. 

Our family joined the BCC in 2005 when Ana was in 3rd grade. Her school music teacher referred her as she showed her interest in music. I remember Ana's nervousness when she went to audition. But what we all remember the most was when she received that red envelope with the BCC logo inviting her to be a part of this growing organization. The first thing we did was go out to celebrate with Ice Cream. Little did we know that Ana would not be the only one accepted-it would become a family thing! Not just because her younger siblings eventually followed in her footsteps as ambassadors of harmony but also because the BCC welcomed our family as a whole. 

The mission of the BCC is met everyday through their rehearsals, their concerts and other events. Having children and BCC staff with different cultural backgrounds coordinating beautiful music together leaves me speechless. It's probably hard to believe but many times I have found myself wiping tears while listening to their concerts. Watching how kids can get together and perform without judgment and discrimination is very touching. Many adults have a hard time looking past differences but then you see these children singing and dancing together like a family and it brings a sense of peace even if it's for the hour that they're performing. Our hope as parents is that with what they've learned, in the BCC, and the guidance they receive at home, can really help them contribute to social change. Our children are first generation Americans. Now we can say that we are a Mexican-Salvadorian-American family. We love music! When we cook we listen to music, when we eat we have music in the background, we listen to music while we clean, when we are sad we listen to music, when we are happy we have loud music. Music has always been a part of our culture; we need music as much as we need food and soccer. ☺ 

I have to say that this year Josie missed a few rehearsals due to her soccer involvement in the High School team and when she came back to BCC rehearsals she said, "Mami, I really felt complete today." It's doesn't come as a surprise to hear Rocio say that she loves every moment with her choir. She always comes home excited from learning something new. The boys at times complain about having to go to rehearsal, but every single time they get in the car after their rehearsal they're excited about something. It might be that they talked to a new member or they learned a new song or played a new game. And I love saying to them, "I told you!" Ana made a very great friend, Robin. They even went together to Ana's senior prom. These are the type of friendships and bonds that the BCC helps cultivate.

Every week is a challenge for us to get these kids to rehearsal or their concerts. As many other parents, we have to put on our taxi driver caps and transport our children to different rehearsals, sometimes as many as four trips on the same day to different locations. It is not easy to be a part of something as great as the BCC but I can honestly say that it is worth it! Our children have been exposed to many different religions, cultures, foods, regions and many other things that they would have otherwise not have been able to see or be a part of. We have seen how this wonderful organization has grown and we are delighted and PROUD to say that our children have contributed to this positive growth and are members of the Boston Children's Chorus.